Los refranes populares y el idioma

refranesysusignificado-net_01

Los idiomas tienen sus propias riquezas lingüísticas, normas de vocabulario y ortografía. Pero todos también gozan de particularidades únicas.

Cuentan con entonación, pronunciación y musicalidad, por eso podemos observar que aunque se hable el mismo idioma, se puede escuchar diferente el sonido de las palabras, esto se debe a la región o zona donde habita la persona que lo habla.

Así tenemos que un español sevillano tiene una sonoridad al hablar, muy distinta a un español canario. Esto igualmente ocurre en otros, un inglés o londinense habla muy diferente a un estadounidense californiano y este lo pronuncia diferente a un tejano.

Si observamos regiones más amplias poniendo por ejemplo al castellano, en Latinoamérica un venezolano habla y pronuncia diferente a un colombiano y un colombiano lo hace distinto a un argentino, incluso la acentuación de las palabras son disímiles.

Dicen algunos estudiosos sobre el lenguaje que el cerebro crece cuando se aprende dos o más idiomas. La conversación se enriquece del intercambio entre múltiples personas, llegándose a crear, modificar y agregar palabras en los idiomas.

Un ejemplo es el “guachimán” por la expresión “watchman” del inglés. Estas terminologías suelen denominarse según su origen, llamándose americanismo, mexicanismo, etc.

Cantinfladas es un mexicanismo coloquial referido al famoso comediante Cantinflas y su significado es hablar de forma rápida y sin ningún tipo de sentido o coherencia, es decir, con muchas palabras no concretar una idea específica.

Esta retroalimentación ha hecho que se amplíe la lengua y sus recursos lingüísticos, teniéndose que reconocer algunos vocablos, e incluso se han agregado a los diccionarios.

Esto nos lleva directamente a considerar a los refranes como recursos lingüísticos, incluso tienden ser metáforas populares, ya que la mayoría juegan con el doble sentido y hasta el disimulo, muchas veces no son directos en lo que quieren decir, pero sí expresan un mensaje determinado. Y esto curiosamente ocurre en todos los idiomas.

Por ejemplo, para expresar conformidad están “al mal tiempo buena cara” o “a caballo regalado no se le mira el colmillo”, para indicar entendimiento o claridad en lo que se dice podemos citar “al buen entendedor pocas palabras bastan”.

El idioma y los dichos generan una riqueza en el lenguaje y el conocimiento, por lo que saber sobre ellos también influye de manera significativa en el conocimiento. Si la idea es aprender más de los refranes populares ingrese a Internet y se sorprenderá.