Limpieza total del vehiculo

Es posible que algunas personas consideren innecesario la limpieza de un camión, pero ello puede compensar a largo plazo con algunos beneficios que, aunque podrían parecer pequeños, sumados hacen una gran diferencia. Estos gigantes suelen recorrer caminos que de alguna u otra forma están contaminados, como por ejemplo en las petroquímicas, estas empresas están plagadas de agentes que pueden ser nocivos con el contacto continuo.

Con el tiempo, esta suciedad acumulada puede deteriorar el mecanismo y la integridad de las demás piezas o partes que lo componen. Limpiar un camión no es una tarea muy fácil, es preferible que la realicen en un taller de lavado u otro servicio especializado, sobre todo si existe el riesgo de contaminación química. Si lo hace usted mismo estará expuesto al riesgo de no saber cómo hacerlo y llegar hasta ensuciarlo más o introducir la suciedad al interior de las piezas.

Si está seguro de no haber transitado por zonas de riesgo químico, puede lavarlo usted mismo sin ningún problema, la primera vez será forzoso, pero ya luego le agarra el truco.  Algunos consejos para el aseo de estos gigantes son:

Forma incorrecta:

  • El chasis: lavarlo podría hacer que se cree óxido si es una actividad que hace constantemente. Es preferible que se lave cuando es mucha la acumulación de barro u otras impurezas.
  • Raspar: es una manera muy común de remover suciedad difícil de eliminar, pero es perjudicial, no solo para el vehículo, al cual se le rayaría la pintura, o, por el contario,   podría pegarse más.
  • Mugre acumulada: diversos elementos como insectos, polvo, excremento de aves, etc., suelen tener ácidos que dañan la protección de las chapas y la pintura. Descuidarlo de esta manera es una garantía de que se verá en la necesidad de someterlo a un buen lijado y pintura.

Forma correcta:

  • Solo agua: ciertos residuos como el polvo y la arena pueden rayar la pintura, por ello, darles un generoso baño de solo agua para empezar, le ayudará a que la suciedad se corra sola sin frotarlo.
  • Diluir los productos de limpieza: esto es conveniente para que la pintura y los cristales no se dañen o manchen debido a la composición química de los productos.
  • En frío: es la mejor manera de lavarlo, no es remendable que lo haga en horas del mediodía o después de un largo viaje. Ello porque ciertas partes son sensibles de romperse o deformarse con el cambio repentino de la temperatura.

No sirve de mucho un vehículo que aparente estar bien, pero no preste un buen servicio. El aseo es parte importante del mantenimiento periódico que se debe ejecutar para que todo funcione en óptimas condiciones. Visite http://www.buscardesguaces.es, tendrá acceso a la información de contacto de empresas dedicadas a los recambios, lo que le puede ser de ayuda en el acondicionamiento de su vehículo y prolongar su vida útil con calidad.