Consejos para proteger tus mejores botellas de vino

Si hay algo dentro de la gastronomía española, y poco a poco dentro también de la gastronomía mundial, que merece mucho la pena degustar en óptimas condiciones, es el vino. Y es que, con el paso del tiempo, y sobre todo en las dos últimas décadas, el vino se ha convertido algo que puede llegar a ser incluso imprescindible tanto en una buena comida como en una buena cena. Ni que decir tiene, que el vino también se ha convertido en algo necesario cuando se está celebrando algún evento importante. Por todo ello, te pedimos que prestes mucha atención a estas líneas ya que te vamos a ofrecer algunos consejos prácticos para proteger tus mejores botellas de vino.

 

Lo primero que tienes que hacer, es documentarte sobre los mejores corchos para botellas de vino. Y es que, lo primero y lo más importante es cerrar la botella de vino de una manera realmente óptima. Para ello, no solamente va a influir mucho la dimensión del tapón, sino que al mismo tiempo también va a influir mucho la calidad del corcho. De hecho, si el corcho del tapón que estás utilizando para tu botella de vino preferida, es de gran calidad, no solamente no caerá ninguna clase de residuo dentro del caldo sino que al mismo tiempo tampoco dejará escapar ninguna clase de olor. Algo que va a repercutir directamente no solo en su sabor sino también en todos y cada uno de los matices que esa botella pueda llegar a tener.

 

A continuación, y aunque esto es algo un poco más complicado, también tienes que saber cuál es la temperatura a la que mejor se mantiene el brebaje que estás a punto de degustar. Y es que, es muy común pensar que cualquier vino puede estar a cualquier temperatura. Sin embargo, esto no es así desde ningún punto de vista. Hay vinos que tienen que estar a temperatura ambiente. Hay otros vinos que tienen que estar frío y hay otros vinos incluso que tienen que estar un poco caliente para poder disfrutar de todo su aroma, de todo su sabor y de todos sus matices. Es por ello por lo que lo mejor que puedes hacer es seguir las instrucciones de la propia bodega para mantener siempre las propiedades de tu botella de vino intactas.

 

Y hablando de temperatura, algo que hay que evitar desde todo punto de vista es la incidencia de los rayos del sol en nuestra botella. A pesar de que pueda parecer algo trivial, el sol, puede llegar a deteriorar mucho las propiedades de nuestra botella preferida. Algo que no tenemos que permitir bajo ningún concepto. En consecuencia, lo mejor que puedes hacer es tener el vino en algunas a la fresca y aislada del astro rey.