Los abusos de la operacion bikini

Siempre he sido gordita, bueno siempre no desde que me bajara el periodo con nueve años mi cuerpo cambió y la tendencia a engordar siempre ha sido progresiva, es verdad que yo nunca me he privado de nada, desde que era pequeña me ha gustado comer de todo eso y la ansiedad no han sido la verdad buenas consejeras. Los tiempos han sido de todos, me refiero a que cuando era más joven me avergonzaba de mi cuerpo, no me gustaba ponerme en bañador de hecho no iba a la piscina, comprarme ropa se convertía en un verdadero suplicio, pero con el paso de los años me cambió el chip, eso sí seguía engordando, a pesar de los consejos debes estar muy preparada para poder cambiar tu alimentación, no es algo que se haga de la noche a la mañana y cuesta hacerse a la idea que no vas a poder tomarte un bocadillo o un pastel cuando más te apetece. Desde el principio supe que si lo que quería era salud debía poner remedio y empezar a cuidarme cuanto antes, pero las prisas no son buenas y os cuento porqué.

Este año me invitaron a la playa, claro era de la mano de unos amigos y no podía pensar en otra cosa que no fuera en ponerme en bañador delante de ellos, cada vez que lo hacía me ponía mala, se me ponía un nudo en el estómago y no me dejaba respirar, pero lo mejor de todo es que tampoco me dejaba comer, por lo que empecé a perder kilos. Cada semana cada vez que me subía a la báscula era para llevarme una buena noticia, el problema llegó cuando la piel empezó a quedarse floja, debía hacer ejercicio para ayudar  a fortalecer y los kilos también desaparecerían más deprisa, así que me apunté al gimnasio de no tener nunca ganas de nada pasé a tener muchas ganas de todo, y el primer día no se me ocurrió más que meterme en clase de spinning y después a la cinta, evidentemente al día siguiente no me podía ni mover, había hecho una burrada, de inmediato mi madre se puso en contacto con http://www.valdepenasfisiosalud.com y con unos de sus masajes sentí una mejoría grandiosa. De verdad que quiero ponerme en forma pero desde luego no de esta manera en la que caso me dejo la piel en el intento.