Repuestos baratos y buenos

La percepción que generalmente reina es que las cosas o servicios de bajo coste no son muy buenos, y solemos asociar los precios altos con productos de calidad, es decir, mientras más costosos sean hay que suponer que son mejores. No obstante, esto es relativo, hay varios factores que intervienen para la fijación de un precio determinado.

La marca es un elemento que mucho tiene que ver con el coste de un bien, efectivamente ese prestigio se gana con el tiempo y con buenos resultados, además de efectivas campañas de marketing que logran impulsar a los negocios y hacer que en la mente de las personas se posicionen y fijen ciertas preferencias de consumo.

Sin embargo, hay otros bienes similares que no han aprovechado o no les es factible valerse de tantos medios para realzar lo que comercializan, pero ello no significa directamente que sean de inferior calidad que sus homónimos. Tampoco quiere decir que sean mejores. Tan solo que tienen una funcionalidad similar, que solo quienes los adquieren pueden comprobar y dar fe de su rendimiento.

Por otra parte, influye en el precio si se trata de un artículo nuevo o usado, aquí se pueden hablar de marcas reconocidas con prestigio y de las no muy populares, pero el factor a evaluar es el tiempo de vida útil que les quede. Si es nuevo, por supuesto estamos hablando de que cuentan con su máximo de tiempo de vida, pero si es usado esto varía.

En el caso de los repuestos, que es el que nos concierne en esta breve publicación, existen los recambios que están a la venta una vez recuperados de vehículos siniestrados o viejos. En cuanto a los siniestrados, probablemente se trataba de coches que tenían poco uso, por tanto es posible que su tiempo de vida útil aún sea extenso, en todo caso esto es determinado por las múltiples pruebas a las cuales son sometidas tales piezas.

Cuando los repuestos provienen de coches viejos, se sabe que ya pasaron un largo tiempo dando lo mejor de ellos, no por eso se tiene que asegurar que estén a punto de dejar de ser funcionales, una vez más va a depender del resultado de los test de rendimiento. En ocasiones, un vehículo con más antigüedad recibe mejores atenciones de sus dueños que otros más jóvenes.

Lo cierto de todo este relato, es que un producto barato puede ser muy bueno, incluso si son de segunda mano, todo depende de la fiabilidad y honestidad del vendedor, de allí la importancia de comprar a través de directorios online que filtren el tipo de asociados como lo hace la web http://www.piezasdesegundamano.es