Temperatura justa

Muchos se recuerdan de la calefacción cuando se encierran en el coche, porque afuera el frío los acecha. El sistema de calefacción no tiene el mismo funcionamiento que el aire acondicionado, puesto que aprovecha el calor que es generado por el motor, es decir, el mito de que usarla produce mayor consumo de combustible no es cierto.

Sin embargo el ventilador es necesario para pasar el aire al interior del coche y para ello se usa energía eléctrica, la que a su vez proviene de la batería, la cual es cargada gracias al alternador. Este proceso sí consume combustible pero es un gasto muy reducido, puede considerarse casi nulo. Aunque no es un sistema complicado, es bueno darle un buen uso y mantenimiento para que pueda funcionar correctamente, no será difícil y tampoco tomará mucho tiempo.

Recomendaciones para el uso de la calefacción

  • Ser pacientes, el motor debe calentarse, colóquelo en modo de recirculación y así el aire dentro del habitáculo se calentará a buena temperatura mucho más rápido.
  • Distribuir el aire, dirija las ventanillas hacia los pies y el parabrisas, así el aire subirá y el lugar será cómodo y sin ninguna corriente de aire. Además, el cristal se calentará gradualmente y no se empañara.
  • Mantenimiento es igual a rendimiento, del buen estado del circuito de refrigeración dependerá la calefacción del coche. Se conecta a través de las mangueras del líquido refrigerante del motor al radiador.
  • Enciéndela en verano, para evitar que se dañe la válvula de paso del refrigerante por no usarse por tiempo prolongado.
  • Revise las mangueras, debe estar atento a que no tengan fugas, el radiador sería el primero en afectarse y sin eso no habrá calefacción además de otras averías.

Es oportuno saber el funcionamiento de la calefacción para emplear algunos trucos. Son sistemas muy simples pero que ofrecen un gran confort, tanto en invierno como en verano. Como todo necesita de un buen mantenimiento para que puedan mantenerse operativos durante todo el año. Por último, pero no menos importante, recuerde nunca encender los dos (aire acondicionado – calefacción) al mismo tiempo para aclimatar el coche, solo consumirá combustible y no logrará el objetivo.

Reparar una avería de alguno de estos sistemas no es tan complicado y sus piezas son sencillas de encontrar. En los desguaces para coches hay una gran variedad de marcas y modelos que difícilmente podría encontrar en el mercado en un solo lugar. Además, pueden ubicarse en línea, ahorrándose tiempo y dinero.